domingo, 1 de enero de 2017

Los atributos de los creyentes

 El que vive según el Corán ama a los que siguen los mismos principios, es decir, a los creyentes. A éstos, por su fe en Dios, El les ha concedido ciertos atributos que les hacen dignos de honor. Y el encontrar esos atributos en otra persona motiva que el creyente la ame.

El Corán expone los atributos destacados de los creyentes.

• Sólo sirven a Dios y no idolatran a nadie ni siquiera mentalmente. (Corán, 1:1-7; Corán, 4:36).

• Temen a Dios. Se abstienen de cualquier cosa que Dios haya prohibido o que sea contraria a Su voluntad. (Corán, 3:102; Corán, 36:11; Corán, 64:16; Corán, 39:23).

• Confían en Dios solo. (Corán, 2:249; Corán, 9:25-26).

• Sólo temen a Dios. (Corán, 33:39)

• Siempre agradecen todo a Dios. La prosperidad o la indigencia no les hacen jactanciosos o sentir lástima de sí mismos. (Corán, 2:172; Corán, 17:3; Corán, 14:7).

• Tienen certeza en su fe. Jamás piensan en dejar de buscar la aprobación de Dios. Sus servicios los brindan con fervor y entusiasmo redoblado. (Corán, 49:15; Corán, 2:4).

• Viven sólo según el Corán. Repudian aquello que se dan cuenta no se conforma a las enseñanzas coránicas. (Corán, 7:170; Corán, 5:49; Corán, 2:121)

• Recuerdan a Dios constantemente. Saben que El todo lo oye, todo lo ve y siempre tienen presente Su poder eterno. (Corán, 3:191; Corán, 13:28; Corán, 24:37; Corán, 7:205; Corán, 29:45).

• Reconocen ante Dios que son débiles y demuestran humildad. Pero ante la gente se muestran firmes. (Corán, 2:286; Corán, 7:188).

• Saben que todo lo que les ocurre es porque Dios lo ha decretado. Nada los excita, mantienen la calma y ponen su confianza en Dios. (Corán, 9:51; Corán, 64:11; Corán, 10:49; Corán, 57:22).

• Lo que más les interesa es la próxima vida pero no dejan de beneficiarse de las bendiciones en este mundo y aspiran a tener aquí un entorno lo más parecido al Paraíso. (Corán, 7:31-32; Corán, 4:74; Corán, 38:46)

• Sólo toman como amigos íntimos a Dios y a los creyentes. (Corán, 5:55-56; Corán, 58:22).

• Son personas dotadas de comprensión. Nunca dejan de ser conscientes de lo que significa adorarlo a El. Se mantienen cautos y vigilantes en todo momento. Todo lo que hacen es en interés de los creyentes y de la religión. (Corán, 40:54; Corán, 39:18).

• Invierten todos sus esfuerzos en el camino de Dios. Luchan en contra de los incrédulos a nivel intelectual, en especial contra sus líderes. Nunca se sienten frustrados o apocados en esta lucha. (Corán, 8:39; Corán, 22:78; Corán, 49:15; Corán, 9:12).

• No dudan en decir la verdad ni lo dejan de hacer por miedo a otros. No les importa que les ridiculicen y combatan y no temen la censura humana. (Corán, 5:54, 67; Corán, 7:2).

• Recurren a diversos métodos para transmitir el mensaje de Dios y para llamar a la gente a Su religión. (Corán, 71:5-9).

• No son opresores sino misericordiosos y de buen corazón. (Corán, 16:125; Corán, 9:128; Corán, 11:75).

• No se dejan llevar por la ira y son tolerantes e indulgentes. (Corán, 3:134; Corán, 7:199; Corán, 26:40-43).

• Son dignos de confianza. Causan buena impresión en la gente debido a la personalidad que exhiben. (Corán, 44:17-18; Corán, 81:19-21; Corán, 5:12; Corán, 16:120).

• Se los acusa de locos o hechiceros. (Corán, 7:132; Corán, 10:2; Corán, 38:4; Corán, 15:6; Corán, 54:9).

• Se los oprime. (Corán, 26:49, 167; Corán, 29:24; Corán, 36:18; Corán, 14:6; Corán, 27:49, 56; Corán, 11:91).

• Persisten en su camino cuando la suerte les es adversa. (Corán, 29:2-3; Corán, 2:156, 214; Corán, 3:142, 146, 195; Corán, 33:48; Corán, 47:31; Corán, 6:34).

• No temen a la opresión o a la muerte. (Corán, 9:111; Corán, 3:156-158, 169-171, 173; Corán, 26:49-50; Corán, 37:9799; Corán, 4:74).

• Los incrédulos conspiran en contra de ellos, les burlan y los atacan. (Corán, 2:14, 212).

• Están bajo la protección de Dios. Todo lo que se trama contra ellos resulta vano. Dios les ampara de las calumnias y conjuras y les enaltece. (Corán, 3:110-111, 120; Corán, 14:46; Corán, 8:30; Corán, 16:26; Corán, 12:34; Corán, 22:38; Corán, 5:42, 105; Corán, 4:141).

• Se mantienen atentos frente a los incrédulos. (Corán, 4:71, 102; Corán, 12:67).
• Consideran enemigos a Satanás y a sus seguidores. (Corán, 35:6; Corán, 43:62; Corán, 60:1; Corán, 4:101; Corán, 5:82).

• Luchan contra los hipócritas y no acompañan a nadie que muestre sus rasgos. (Corán, 9:83, 95, 123).

• Impiden la tiranía de los enfermos de corazón. (Corán, 33:60-62; Corán, 59:6; Corán, 9:14-15, 52).

• Se consultan mutuamente. (Corán, 42:38).

• No anhelan la ostentación de los incrédulos. (Corán, 18:28; Corán, 9:55; Corán, 20:131).

• No les impresiona la riqueza o el buen nivel social. (Corán, 22:41; Corán, 28:79-80; Corán, 16:123).

• Los actos de adoración los realizan de la mejor manera. (Corán, 2:238; Corán, 8:3; Corán, 23:1-2).

• No siguen los criterios de la mayoría sino los estipulados por Dios. (Corán, 6:116).

• Se esfuerzan por lograr la cercanía a Dios y en servir de ejemplo a los que creen. (Corán, 5:35; Corán, 35:32; Corán, 56:10-14; Corán, 25:74).

• Satanás no les influencia. (Corán, 7:201; Corán, 15:39-42; Corán, 16:98-99).

• No siguen a sus padres ciegamente sino que se comportan según las enseñanzas coránicas. (Corán, 14:10; Corán, 11:62, 109).

• No permiten el maltrato de las mujeres. (Corán, 24:4; Corán, 65:6; Corán, 2:231, 241; Corán, 4:19).

• Evitan la extravagancia. (Corán, 6:141; Corán, 25:67).

• Protegen su castidad, se casan y conducen sus vidas matrimoniales del modo deseado por Dios. (Corán, 23:5-6; Corán, 24:3, 26, 30; Corán, 2:221; Corán, 5:5; Corán, 60:10).

• Son moderados en sus prácticas de adoración. (Corán, 2:143; Corán, 4:171).

• Son abnegados. (Corán, 76:8; Corán, 3:92, 134; Corán, 9:92).

• Se esmeran en ser pulcros. (Corán, 2:125, 168; Corán, 74:1-5).

• Le dan importancia a la estética y al arte. (Corán, 34:13; Corán, 27:44).

• No espían a los creyentes ni murmuran en su contra. (Corán, 49:12).

• Evitan la envidia. (Corán, 4:128).

• Piden perdón a Dios. (Corán, 2:286; Corán, 3:16-17, 147, 193; Corán, 59:10; Corán, 71:28)


martes, 1 de noviembre de 2016

¿CÓMO REZAR LA ORACIÓN FÚNEBRE?

Se debe tener la intención en el corazón de realizar la oración fúnebre (Yanazah) y hacer cuatro Takbires (Allah u Akbar…).


1).- Luego del primer Takbir, decir:

-“A´udhu billahi min-a Shaitan arayim” y posteriormente decir “Bismil-lahir Rahmanir Rahim” y por último recitar Al-Fátihah.


2).- Luego del segundo Takbir, recitar Salât-ul-Ibrahimia sobre el Profeta (s.a.w), de la misma manera que se hace en el Salât:

-“Al-lahumma Salli `ala Muhammadin wa `ala Aali Muhammadin kama Sal-leita `ala Ibrahim wa `ala Aali Ibrahimi ínnaka hámidun mayiid, Al-lahumma barik `ala Muhammadin wa `ala Aali Muhammadin kama barakta `ala Ibrahimi wa `ala Ibrahimi ínnaka hámidun mayiid”.

-“Oh Allah, alaba a Muhammad y a la familia de Muhammad, como alabaste a Abraham y a la familia de Abraham. Ciertamente Tú Eres Alabadísimo y Majestuoso.

-¡Oh Allah! Bendice a Muhammad y a la familia de Muhammad, como bendijiste a Abraham y a la familia de Abraham. Por cierto Tú Eres Alabadísimo y Majestuoso”.


3).- Luego del tercer Takbîr suplicar por el muerto con la SIGUIENTE Du´a narrada del Profeta Muhammad (s.a.w):

-“Al-lahumma agfir liheiina, wa meítiinaa, wa sháahidinaa, wa gaa-íbinaa, wa Saguírinaa, wa kabiírinaa, wa dhákarina, wa unzáanaa.
-Al-lahuma man ah-iáitahu minna fa-ah-iíhi `alaal Islaami, wa man tawaffáitahu minna fatawwáfahu `alaal Al-imaani, Al-lahumma laa tahrímnaa áyrahu wa laa tu Dil-lanaa bag´dahu”.

-¡Oh Dios mío! perdona a nuestros vivos y a nuestros muertos, a los que están PRESENTE y a los que están ausentes, a nuestros niños y ancianos, a los hombres de ENTRE nosotros y a las mujeres.

-¡Oh Dios mío!, a quien des vida entre nosotros que viva en el Islam, y a quien des la muerte que muera en la Fe, Oh Señor no nos prives de su recompensa y no nos desvíes luego de él”. (Ahmad y Tirmidi)


4) Luego del cuarto Takbir, suplicar lo que se desee por el difunto, y culminar con el Taslim hacia su derecha.

-La plegaria mínima que se pide PARA el difunto es:


-“Dios ten piedad de el y perdónala” Al-lahumma yarhamahu wa yagfir, si es un hombre. “Dios ten piedad de ella y perdónala” si es una mujer: Al-lahumma yarham-laha, wayagfir-laha, si es una mujer. “Dios ten piedad de ellos” si es un grupo.

martes, 18 de octubre de 2016

¿Son los platos cocinados con alcohol lícitos(permitidos) en el Islam?

En el Islam no está permitido, al cocer un plato, añadirle una impureza (najasa), ni cocinar una impureza. Aunque piense que los efectos del vino desaparecerán, no es permitido alterar la comida con una najasa. Nadie aceptaría que se derrame orina, excrementos, sangre o esperma sobre alimentos. (Obviamente, para muchas personas, el sabor y el olor del vino no son tan repugnantes como los de esas cosas).

Todas las escuelas declaran ilícita (haram) la venta de uvas a una persona, si sabemos que esa persona las usará para hacer vino.

Además de decir que, según un estudio realizado en Estados Unidos, se dice que:

-Si añadimos cerveza o vino a un líquido que hierve y que apagamos el fuego, 85% del alcohol contenido subsiste.
-Si flambeamos el alcohol, como es el caso en algunos platos, queda el 75 %
-Si hacemos cocer el plato durante 1 hora y media, queda el 20% del alcohol añadido al principio.

-Incluso después de 2 horas de cocción, queda 5% del alcohol presente al principio.