sábado, 9 de septiembre de 2017

Ya Allah perdona mis pecados y acércame más a Ti aumenta mis buenas acciones y aumenta mi fe.

Si es en Tú nombre que yo muero, si es en Tú nombre que yo vivo, mantenme lejos de todos esos lugares por el diablo.
Ya Allah líbrame del terrible castigo

Sin Ti, yo no soy nadie. Sin Ti, yo no hago nada.

Ten piedad de mí y acércame a la gente buena, protégeme, guíame, mantenme apartado de cualquier cosa que pueda poner en peligro mi fé y todo lo peligroso.

Sin Ti, yo no soy nadie. Sin Ti, yo no hago nada.

Ya Allah ayúdame, necesito tu apoyo, ayúdame, ayúdame a adorarte más todavía.

Debido a que a veces mi fe se baja, y yo no quiero eso, protégeme contra el orgullo, la mentira y la ostentación.

Haz que todo lo que hagamos sea con buena intención.
Si tuviera que dejar mi tierra, haz que me muera musulmán.

Antes de irme aumenta en mí el miedo de tu juzgamiento, Tú eres el Todopoderoso, Tú eres el más grande

Ayuda a todos los que sufren injustamente.
Recompensa nuestra paciencia y la de nuestros hermanos.

Paz y amor sobre nuestro Profeta Muhammad, el más querido y sobre su comunidad.

Ya Allah, perdónanos por el mal que hemos hecho.
Danos la fuerza, y la voluntad para que podamos alcanzar.

Ya Allah, ayúdanos a hacer solamente el bien porque Shaytan es más fuerte que nosotros y sin Ti no somos nada.

Ya Allah, guíanos porque a veces nos perdemos del camino correcto, métenos en su itinerario.

Ya Allah, ayúdanos a querer a nuestro hermano lo que queremos para sí mismos y ayúdanos a hacerlo.

Ya Allah, ayúdanos a guardar el camino correcto para mantener el equilibrio y extender ambas manos.

Ya Allah, danos todo lo necesario.
Ahorra de nosotros todo lo que es inútil todo lo que no sirve para nada.

Ya Allah, perdónanos por nuestra incapacidad.
Tenemos debilidades pero necesitamos ser guiados.

Ya Allah, ayude a los musulmanes que sufren en este momento.

Ayuda a los no creyentes a creer en el Día del Juicio.

Ya Allah, guía a mis hermanos y hermanas que han perdido la fe.

Ábrele los ojos, y guíalos por el buen camino.

Ya Allah, te pedimos que aceptes nuestras oraciones porque tu eres solo y el único que puede razonar nuestros hermanos.

Allahuma Amin!!!

domingo, 25 de junio de 2017

Eid Al fitr, historia y recomendaciones


La Fiesta del Desayuno

El Término De Ramadán🕌🕌🕌

La oración del Eid es una de las Sunnah obligadas para todo musulmán, sea hombre o mujer, mayor o menor.

La Historia del Eid

Anas lbn Malik narró que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él), después de su emigración a Medina, Hégira, vio que los habitantes de esta tierra tenían dos días donde jugaban y se divertían, Preguntó:"¿Qué son estos dos días?" Le dijeron que eran días de diversión que siempre tenían en su época Yahilí (de ignorancia).

Entonces, el Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) Dijo: "Dios los ha reemplazado por dos días mejores que éstos. Son el día del Adha (el sacrificio) y el día del Fitr (el desayuno)".
Transmitido por Abu Daoud

Algunos dicen que esto ocurrió el primer año de la Hégira, mientras otros dicen que fue en el segundo año. Eid Al Fitr comienza con la oración del Eid, de la que hablaremos ahora.

El Horario de la Oración

Se puede realizar esta oración después de la salida del sol del mismo día del Eid. Es recomendable atrasarla un poco para dar un poco más de tiempo para los musulmanes que no han alcanzado a pagar su zakat al Fitr.

¿Dónde se realiza la Oración?

Es de la Sunnah del Profeta (que la paz y las bendiciones de Dios sean con él) hacerla fuera de la mezquita, y es reprobable realizarla dentro de la mezquita ya que el Profeta (que la paz y las bendiciones sean con él) lo hizo en la mezquita sólo una vez por causa de la lluvia. Algunos Teólogos musulmanes tienen una excepción en cuanto a la gran Mezquita de Meca. Ahí se realiza solamente porque es un lugar honrado y tiene una consagración especial; otros dicen que no se destaca ninguna Mezquita.

¿Por qué Fuera de la Mezquita?

La religión musulmana estableció la igualdad entre hombre y mujer, y como la mujer durante ciertos períodos como la menstruación no puede entrar a la mezquita, y para que el bien y la clemencia de Dios llegue hasta ellas, se realiza fuera para que puedan participar en la fiesta alabando y agradeciendo a Dios, sin rezar, escuchando la Jutba del Imam, aprendiendo de ella y entendiendo sus recomendaciones.

Por ello, es obligación de las mujeres participar en la ceremonia del Eid. Umu Atiyah (que Dios esté complacido con ella) dijo: "El Profeta (que la paz y las bendiciones sean con él) nos ordenó salir tanto en el Eid Al Fitr como en el Eid Al Adha, todas; ancianas, jóvenes con y sin la menstruación, y niñas menores de edad. En cuanto a quienes estén menstruando, que se aíslen del lugar de rezo, y que escuchen el bien y los ruegos de los musulmanes, Pregunté: "Oh Profeta de Dios, ¿Y si una de nosotras no tiene túnica lo bastante ancha y grande para cubrir bien el cuerpo?". El respondió: "Que su hermana musulmana le dé de vestir de las suyas.”

¿Cómo hacer la Oración?

La oración del Eid consiste en dos Rakaat. El Imam, después de la Takbirat Al Ehram (o sea, la primera vez que dice Allahu Akbar ...Dios es Grande...) para entrar en su rezo tiene que decir siete veces Allahu Akbar, entre cada vez de éstas se para un poco, y en cada oportunidad él alza sus manos y las baja, Al Maamum (es decir, los que están detrás de él) hacen lo mismo diciendo en voz alta también Allahu Akbar. Una vez que el Imam empieza a leer Al Fatihah, ellos lo escuchan. Esto ocurre en la primera Rakaat, y luego se repite igual en la segunda Rakaat, cambiando sólo el número de siete veces a cinco que se dice Allahu Akbar.
Una vez terminando el rezo, el Imam empieza a dictar su Jutba.

Recomendaciones Varias

1.- Es de la Sunnah comer antes de salir al rezo. El Profeta (que la paz y las bendiciones sean con él) comía dátiles impares, es decir, uno, tres, cinco, etc...

2.- El ideal es ir a la Mezquita caminando, o caminar la mayor parte del camino posible.

3.- Cambiar de camino de ida y de vuelta, es decir, si uno va por uno regresa por otro. La razón de esto es que los ángeles se paran en los caminos que van a la Mezquita para saludar y felicitar a los musulmanes por su fiesta, y así se recibe el saludo de más ángeles.

4.- Arreglarse bien, cortarse las uñas, el pelo, etc...

5.- Limpieza total de hombres y mujeres.

6.- Ponerse perfumes.

7.- Vestir las mejores ropas que se tengan, idealmente que sean ropas nuevas.

8.- Vestir colores alegres, pues es una fiesta. El mejor color para vestir es el blanco.

-->
9.- Repetir desde la salida de la casa el Takbirat Al Eid.


sábado, 27 de mayo de 2017

DIETA DEL RAMADÁN


Este artículo provee consejos útiles para evitar los problemas comunes que surgen en el mes de Ramadán. Si se los sigue, uno estará en condición de llevar a cabo un ayuno confortable y de gozar enteramente de los beneficios espirituales del Ramadán.
Durante el sagrado mes de Ramadán, nuestra dieta no debería diferir mucho de la normal y debería ser tan simple como sea posible. La dieta debe ser tal que se pueda mantener el peso normal, ni perderlo ni ganarlo.
En vista de las largas horas de ayuno, se debería consumir alimentos de digestión lenta incluyendo alimentos que contengan fibra en vez de alimentos que se digieren rápidamente.
Los alimentos que se digieren lentamente duran hasta 8 horas, mientras que los que se digieren rápido duran sólo entre 3 a 4 horas. Los alimentos de lenta digestión son los que contienen granos, semillas como la cebada, avena, sémola, poroto, lentejas, harina y arroz integral. (Conocidos como carbohidratos complejos).
Los alimentos que se digieren rápido son todos aquellos que contienen azúcar, harina blanca, etc. (conocidos como carbohidratos refinados). Los alimentos que contienen fibra son los que contienen salvado, trigo, granos y semillas, vegetales como habas, arvejas, espinaca, fruta con cáscara, frutas secas especialmente higos, ciruela pasa, almendras, etc.
Los alimentos a ser ingeridos deberán ser bien balanceados, conteniendo alimentos de cada grupo, es decir, frutas, vegetales, carne/pollo/pescado, pan/cereales y productos lácteos. Las frituras no son saludables y deberían ser limitadas ya que causan indigestión, acidez y problemas de peso.

PARA EVITAR
La comida chatarra y grasosa. La comida con mucha azúcar. Uno no debe excederse en comer especialmente en el Suhur (la comida antes del amanecer). Se debe evitar demasiado té, ya que el té hace que la orina sea más abundante llevándose con ella importantes sales minerales que el cuerpo necesitará durante el día. Evitar los cigarrillos, si uno no puede dejar de fumar, debería cortarlo gradualmente unas pocas semanas antes del Ramadán. El fumar no es saludable y se debería dejar por completo.

PARA COMER
Los carbohidratos complejos son buenos para el Suhur con el fin de que el alimento dure más horas y uno se sienta menos hambriento. Los dátiles son una fuente excelente de azúcar, fibra, carbohidratos, potasio y magnesio. Las almendras son ricas en proteínas y fibra con menos grasa. Los plátanos son una buena fuente de potasio, magnesio y carbohidratos.

PARA TOMAR
Bastante agua o jugos de fruta, si es posible entre el Iftar (la comida a la hora de abrir el ayuno) y la hora de dormir, de manera que el cuerpo pueda ajustar los niveles de fluido a tiempo.

ESTREÑIMIENTO
El estreñimiento puede causar hemorroides, fisuras e indigestión con una sensación de hinchazón.
Causa: muchas frituras, poco agua y no mucha fibra en la dieta.
Remedio: decremento de carbohidratos refinados, incremento de consumo de agua, uso del salvado para hornear el pan.

INDIGESTION Y GASES
Causa: comer demasiado, mucha comida grasosa y chatarra, comida picante o muy condimentada, y alimentos que producen gases como los huevos, repollo, lentejas y refrescos gaseosos.
Remedio: no comer demasiado, tomar jugo de frutas o sólo agua, evitar las frituras.

LETARGO (presión baja de sangre)
Sudar demasiado, debilidad, cansancio, falta de energía, mareos, especialmente a causa de levantarse de pronto de una posición de sentado, palidez y sensación de desvanecerse son síntomas asociadas a la presión baja de sangre, con tendencia a ocurrir por la tarde.
Causa: poca ingestión de fluidos, decreciente consumo de sal.
Remedio: mantenerse fresco, incrementar el consumo de azúcar y sal.
Precaución: baja presión sanguínea debería ser confirmada haciendo una medición de la presión sanguínea cada vez que los síntomas se presenten. Las personas con alta presión sanguínea podrían necesitar que sus medicamentos sean ajustados durante Ramadan consultando a su doctor.

DOLOR DE CABEZA
Causas: La cafeína y el consumo de tabaco, el hacer muchas cosas en el día, la falta de sueño, hambre. Usualmente ocurre mientras el día transcurre y empeora para el final del día. Cuando está asociado a la baja presión sanguínea, el dolor de cabeza puede tornarse muy fuerte y puede causar nauseas antes del Iftar (desayuno).
Remedio: cortar la cafeína y el tabaco de manera lenta comenzando una o dos semanas antes de Ramadan. Mates y té libre de cafeína pueden ser substitutos. Reorganizar los horarios durante Ramadan para tener de esta manera un sueño adecuado.

POCA AZUCAR EN LA SANGRE
Debilidad, mareos, cansancio, poca concentración, sudar fácilmente, sentir temblores, incapaz de hacer actividades físicas, dolor de cabeza, palpitaciones, son síntomas de la falta de azúcar en la sangre.
Causas en los no diabéticos: tener demasiada azúcar en la sangre, es decir, tener carbohidratos refinados especialmente en Suhur (comida antes del amanecer). El cuerpo produce mucha insulina causando que la glucosa de la sangre caiga.
Remedio: comer algo en el Suhur y limitar los alimentos y bebidas que contengan azúcar.
Precaución: los diabéticos deberán ajustar su medicación durante Ramadán consultando a su doctor.

CALAMBRES MUSCULARES
Causas: consumo inadecuado de alimentos ricos en Calcio, Magnesio y Potasio.
Remedio: consumir alimentos ricos en minerales citados arriba. Por ejemplo: vegetales, fruta, lácteos, carne y dátiles.
Precaución: la gente medicada por alta presión arterial y gente con problemas de cálculos deberán consultar al médico.

ÚLCERAS PÉPTICAS, ACIDEZ, GASTRITIS HIATUS HERNIA
Los niveles altos de acidez en un estómago vacío durante Ramadan agravian todos los males citados arriba. Se presenta como una sensación ácida en el área estomacal y bajo las costillas, y se puede extender hasta la garganta. La comida picante o muy condimentada, el café y los refrescos gaseosos empeoran estas condiciones. Para controlar estos ácidos estomacales existen a disposición medicamentos. Las personas con úlceras pépticas y hernia hiatus deberán consultar a su médico antes del mes de Ramadan.

CÁLCULOS
Los cálculos pueden surgir en personas que no consumen mucho líquido, por eso, es esencial tomar líquido extra con el fin de prevenir la formación de las piedras.

DOLORES EN LAS ARTICULACIONES
Causas: Durante Ramadan, cuando el número de las oraciones (salah) se incrementa, la presión en las articulaciones de las rodillas en personas mayores y gente que sufre de artritis puede resultar en dolor, rigidez, hinchazón e incomodidad.
Remedio: ejercitar las extremidades inferiores antes de Ramadán para que estén preparados para el esfuerzo adicional. Pero estar físicamente apto permite un mejor desempeño, de esta manera una persona se acondiciona a hacer el salah con mayor soltura.

RAMADÁN


PREFACIO
 Alabado sea Allah señor del Universo y la paz y las bendiciones de Allah sean con él más noble de Sus Profetas y Mensajeros, Muhammad.
 Allah ¡Altísimo sea!, dijo:
 “En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes, que ayune…”
 El Profeta Muhammad dijo:
 “El Islam ha sido edificado sobre cinco pilares: Atestiguo que no hay dios más que Allah y que Muhammad es mensajero de Allah, Cumplir con las oraciones, Pagar el zakat, ayunar el mes de ramadán y hacer la peregrinación.”

INTRODUCCION
 Alabado sea Allah (El Dios), Grandioso, Misericordioso y Dador por excelencia. Allah (El Dios) es Poderoso, Fortísimo y Rey. Es Benevolente, Generoso, Clemente y Misericordioso.
 Allah es merecedor de las más sublimes alabanzas, por sus bellas y magníficas características, Y debemos agradecerle enormemente, por sus mercedes otorgadas a nosotros.
 Agradecerle constituye más bendiciones que nos serán derramadas.
 Atestiguo que no hay mas dios que Allah, Único, no tiene socio alguno y es Soberano. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero, fue enviado a los genios y humanos.
 ¡Allah Nuestro!, Bendiga a Muhammad, a su familia, a sus compañeros y a todos los que siguen su camino hasta el Día de la Resurrección.
 Este es un opúsculo sencillo relacionado con el ayuno del mes de Ramadán.
 En él, el lector encontrará lo suficiente para saber algo sobre el mes sagrado musulmán. ¿Qué es el ayuno?, ¿Cuáles son los méritos del mismo?, ¿Quiénes son los que ayunan?, etc.
  
Méritos del Ayuno
  Es el mes de Ramadán en que ha sido revelado el Corán, guía de la gente y evidencia de la verdad pura.
 Es un mes que, sus primeros diez días son Clemencia, los siguientes a éstos, son Perdón divino, mientras que los últimos diez días son Liberación del Fuego Infernal.
 En los dos Sahih, Abu Hurairah (R.A.A.) dijo que el Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo:
 “Con la llegada de Ramadán, las puertas del Paraíso se abren y las del Infierno se cierran y los demonios son encadenados.”
 Las Puertas del Paraíso se abren, porque son muchas las buenas obras que se desarrollan en este mes y las del Infierno se cierran por la escasez de pecados cometidos por los virtuosos y los demonios se amarran, es decir que no son capaces de realizar lo que habitualmente hacen fuera de Ramadán.
 En otro contexto, el Profeta Muhammad dijo:
 “Sabed que el mal aliento del ayunante es más aromático ante Allah que el perfume del almizcle.”
 Al estar el estómago vacío, se cambia el olor del aliento del ayunante, este “mal olor” en cuanto a la gente, es para Dios más dulce que el agradable olor del almizcle, porque es la consecuencia de la adoración.
 Las Hasanat en Ramadán se multiplican enormemente.
 El Mensajero de Dios (S.A.W.) dijo:
 “Cada buena obra que un hijo de Adán realiza, se le multiplica hasta diez veces y también hasta llegar a setecientas veces. Allah dijo salvo el ayuno es para Mí y Yo lo recompesaré por ello.”
 Esto implica que la multiplicación, en este caso, es innumerable.
 El mes de Ramadán es el mes del perdón.
 En los dos Sahih, Abu Huraira (Que Dios esté complacido con él) relató que el Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo:
 “El musulmán que ayuna el mes de Ramadán por y para Dios, le serán borrados sus pecados.”
 El ayunante experimenta el goce dos veces: La primera vez al terminar su día de ayuno y quedar complacido, y otra vez más, al encontrarse con Allah.
 ¿Cómo se confirma el mes de Ramadán?
 La llegada del mes de Ramadán se verifica a través de dos formas:
 En Primer lugar, a través de la visión de la nueva luna. Al respecto, Allah dijo:
 “Quien de vosotros vea la luna, pues que ayune.”
 Y también, el Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo:
 “Al ver la nueva luna, hay que comenzar a ayunar.”
 No es necesario que cada musulmán vea la luna, sino basta que un musulmán confiable la haya visto para empezar el ayuno.
 En segundo lugar: Completar el mes de Shaban.
 Es sabido que el mes lunar no pasa de treinta días, tampoco es menos de veintinueve días. Por ello, el Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo:
 “Comenzad vuestro ayuno con la nueva luna y dejad de hacerlo una vez que aparezca la otra nueva luna. Si dudáis, entonces continuad ayunando a lo largo de treinta días. (Transmitido por Muslim).

¿Qué es el ayuno?
 Es la abstinencia total de ingerir comida, bebida y tener relaciones maritales, durante los días del mes de Ramadán, desde el alba hasta el ocaso
 Allah dijo:
 “Y comed y bebed hasta que se distinga el hilo blanco del hilo negro que es el alba. Luego completad el ayuno hasta la noche.”

 La posición que ocupa Ramadán en el Islam
 Ramadán es uno de los pilares del Islam. Allah dijo:
 ¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno como lo ha sido prescrito para las naciones anteriores, quizás cuidéis, así, la ley de Allah. Son días contados…”
 Y también dijo:
 “En el mes de Ramadán ha sido revelado el Corán, como guía a la gente y clara evidencia de la verdad pura, quien de vosotros sepa de la llegada del mes, pues que ayune.”
 El Profeta (S.A.W.) dijo:
 “El Islam ha sido construido sobre cinco pilares: El testimonio de la fe consiste en: No hay dios más que Allah y Muhammad es Mensajero de Allah. La realización de las Oraciones, el pago del Zakat, el ayuno de Ramadán y la Peregrinación.”
 Es menester señalar que el ayuno de Ramadán fue ordenado realizarlo, el día lunes del mes de Shaban, en el segundo año de la Hégira. Y el Mensajero de Dios ayunó a lo largo de nueve años, es decir todos los años que vivió tras la orden divina relacionada con el ayuno de Ramadán.

Condiciones del Ayuno
 Para ayunar, en primer lugar, uno tiene que ser musulmán, sano física y mentalmente y que haya llegado a la pubertad.
 El Profeta (S.A.W.) dijo:
 “Tres clases de personas son eximidas de toda responsabilidad religiosa: El demente hasta que se sane, el dormido hasta que despierte y el niño hasta llegar a la pubertad.” (Transmitido por: Abu Daud y otros).
 Para que el ayuno de la mujer sea correcto –según el Islam- debe ser realizado fuera del periodo menstrual y fuera del periodo después del parto.
 El Profeta (S.A.W.) dijo:
 “…Si se encuentra en la menstruación –la mujer- no reza ni ayuna.” (Transmitido por Al Bujarí).

Elementos que anulan el Ayuno
 1.-Tener relaciones maritales.
 Implica tener relaciones sexuales, en cualquier momento entre el alba hasta y el ocaso, esto es lo más grave y condenado. El ayunante, al tener relaciones maritales, rompe de inmediato su ayuno, fuese este obligatorio o voluntario. Si esto llegara a suceder durante las horas del ayuno, el musulmán tiene que pagar por esto; es decir tiene que liberar a un esclavo musulmán, si no puede, pues que ayune dos veces seguidos sin romper nunca su ayuno, a menos que exista días en que el ayuno es prohibido, como son los dos días del: Eid, o si el musulmán se enferma. Si no puede cumplir con el ayuno de sesenta días, pues que alimente a sesenta pobres. Para cada pobre 510 gramos de un buen trigo y si no hay trigo, puede hacerlo con arroz, teniendo en cuenta las medidas.

2.-Salida de semen.
 La salida de semen, producto de contacto, beso o masturbación, entre otros modos, anula de inmediato el ayuno. Porque esto es uno de los placeres y éxtasis y tanto el placer como el éxtasis deben ser dejados de lado, en los días de Ramadán, por y para Allah.
 En el Hadiz Al Qudsi, Allah, refiriéndose al ayunador, dijo:

“…deja de comer, de beber y se abstiene de los placeres por y para Mí.” (Transmitido por Al Bujarí).
 En cuanto a la eyaculación nocturna o tal vez, la salida de semen como consecuencia de pensamiento y nada más que pensamiento; esto no anula el ayuno, porque la eyaculación nocturna no está en manos del ayunante y el pensamiento es perdonado.
 Con respecto a este último, el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “Allah ha perdonado a la gente de mi nación el pensamiento impuro que nunca llega a ser llevado a la práctica.”

 3.-Comer y beber.
 Llevar comida o bebida, sea lo que sea su procedencia, a la boca o nariz, anula tajantemente el ayuno.
 Allah dice:
 “Comed y bebed hasta que se distinga un hilo blanco de un hilo negro, o sea hasta la aurora, luego completad el ayuno hasta la noche.”

 4.-Todo lo que reemplaza lo que es comida y bebida.
 Son dos elementos:
 La transfusión de sangre porque todo alimento es convertido en sangre, dentro de la persona, y de este modo, el cuerpo se alimenta. Por ello anula el ayuno.
 Las inyecciones alimenticias porque beneficia al cuerpo. Pero, en cuanto a las otras inyecciones, sea a través de las venas o no, sin duda alguna no afecta el ayuno del musulmán.
 Sacar sangre dañina del cuerpo a través de ciertos cortes, en el mismo, con el objetivo de sanarse, conocido en árabe como: Alhiyamah, esto anula el ayuno.
 Al respecto, el Profeta dijo:
 “El ayuno del Hayim y del Mahyum es nulo.”

 5.-Vomitar voluntariamente.
 Sacar  lo que el estómago contiene, vía bucal anula el ayuno.
 El Profeta dijo:
 “Quien vomita sin querer, su ayuno es lícito y quien lo hace intencionalmente, su ayuno es rechazado.”

 6.-La menstruación y la sangre tras el parto.
 Tanto la sangre de la menstruación como la del parto anulan el ayuno.
 El Profeta dijo:
 “La mujer durante la menstruación no reza ni tampoco ayuna.”
 La mujer, al comenzar su menstruación, su ayuno pasa a ser nulo, sea esta menstruación en el comienzo del día, al final del mismo o poco antes del ocaso.
 Todos estos elementos que anulan el ayuno –salvo lo de menstruación y lo del parto- para que anulen realmente el ayuno, tienen que poseer tres requisitos:
 1.-Que el musulmán actúa a sabiendas.
 El musulmán que ignore la regla, como por ejemplo: Come sin saber que ya pasó la hora de Fayr, de todas maneras, su ayuno es correcto.
 2.-Que el ayunante esté consciente.
 Si se le olvida y actúa en este estado, de igual manera, su ayuno es lícito.
 Al respecto, el Profeta dijo:
 “El musulmán que por olvido y estando ayunando come o bebe, pues que siga ayunando, porque Allah le dio de comer y le dio de beber.”
 3.-Que actúe por voluntad propia.
 El musulmán que es obligado a anular su ayuno en contra de su voluntad, de igual modo, su ayuno es correcto.
 El Profeta dijo:
 “Allah ha perdonado a la gente de mi nación, la equivocación, el olvido y los que ellos cometen en contra de su voluntad.” (Transmitido por: Ibn Mayah y Al Baihaquí).


Reglas del Ayuno
 1.-El ayuno de Ramadán es una adoración de Allah sujeta a la intención An-niah antes del Fayr. La intención consiste en tomar la decisión a través del corazón para realizar el ayuno. Decirla verbalmente es Bidah (innovación). No es necesario renovar la intención cada noche de Ramadán. Es suficiente hacerlo al comienzo del mes.
 2.-As-siwak -es un palillo extraído de raíces de ciertos árboles y es utilizado para limpiar los dientes- es sunnah durante todo el mes de Ramadán.
 Aishah (R.A.A.) dijo:
 “He visto al Profeta (S.A.W.) utilizar As-siwak innumerablemente durante el día, en Ramadán.”
 3.-Si el musulmán es herido o sin querer, el agua le llega a la garganta, esto no afecta en nada el ayuno y puede seguir ayunando sin problemas.
 4.-Para el viajero es permitido no ayunar y recuperar los días que no ayuno, una vez que termine Ramadán, siempre y cuando el viaje cumpla con las condiciones establecidas –islámicamente hablando- que sea la distancia de hacer salat Qasr y que el musulmán haya pasado el límite de la ciudad y los edificios de la misma.
 5.-El enfermo le es permitido romper su ayuno si éste le causa daño o si necesita tomar remedios, recuperara los días no ayunados una vez que termine Ramadán.
 Si la enfermedad es incurable que no ayune más y que alimente, por cada día no ayunado, a un pobre de la comida habitual de la gente local (trigo o arroz) y que la medida sea la de un: Mud que es 510 gramos de un buen trigo o lo equivalente de otro alimento.
 6.-Las madres que amamantan y las embarazadas si temen por sus vidas o la de sus hijos tiene que dejar de ayunar y recuperaran los días no ayunados cuando puedan.
 7.-El anciano que no puede ayunar que no lo haga y que, por cada día no ayunado ofrezca un Mud de alimento a los pobres.

Las obras a realizarse en el mes de Ramadán.
 1.-Quiam al lail o sea: rezar por la noche voluntariamente.
 Allah dijo:
 “Y a los que se levantan para adorar a Allah prosternados y de pie.”
 Y dijo:
 “Sus costados se apartan de los lechos, invocado a Allah anhelando su recompensa y temiendo su castigo y de lo que los hemos agraciado gastan en aras del Señor. Ningún alma sabe lo que le será otorgado de delicia como recompensa por lo que hicieron.”
 En los dos Sahih, Aishah dijo que el Profeta (S.A.W.) en una de las noches –de Ramadán- rezó, en la mezquita y rezaron detrás de él algunos musulmanes; la noche siguiente se aumento considerablemente el número de los musulmanes que rezaban guiados por él, en la tercera y cuarta noche se juntó una numerosa cantidad de musulmanes, pero el Profeta (S.A.W.) no salió para liderarlos en la oración. Al día siguiente, dijo a sus compañeros:
 “He sabido de vuestra reunión, en masa, para rezar conmigo, pese a ello no salí por temor de que la oración por la noche –en Ramadán particularmente- les será obligatoria-“
 El Profeta (S.A.W.) dijo:
 “El musulmán que revive las noches de Ramadán rezando por y para Allah será perdonado de todos sus pecados.”
 En los dos Sahih se relató que Aishah (que Allah esté complacido con ella) fue consultada sobre el modo de la oración del Profeta (S.A.W.) en Ramadán. Contestó: Tanto en Ramadán como en los otros meses, no rezaba nada más que once Rakaat.
 Según Al Bujarí y de acuerdo con el relato de Ibn Abbas (R.A.A.) el Profeta (S.A.W.) rezaba trece Rakaat durante la noche.
 Las oraciones por las noches de Ramadán fueron denominadas:
 Salat At-Tarawih –Oración del descanso- porque los musulmanes las hacían muy largas, y cada vez que terminaban de hacer cuatro Rakaat, se sentaban a descansar.
 El hombre musulmán no debe dejar de hacer: Salat At-Tarawih para que así, gane la recompensa de Allah tampoco debe irse antes de que el Imam terminase esta oración y la del Witr también para obtener, de este modo, una recompensa completa consistente en innumerables Hasanat equivalentes a que hubiese rezado toda la noche.
 Al respecto, el Profeta Muhammad dijo:
 “El musulmán que comienza su oración y la termina junto con el Imam, Allah le registra para sí Hasanat como si hubiese rezado toda la noche.” (Transmitido por los autores de As-Sunan y catalogado correcto).
 Las mujeres musulmanas, de igual manera, pueden acudir a las mezquitas para realizar esta Salat siempre y cuando salgan, de su casa de acuerdo con las reglas islámicas, pues el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “No impedís a las siervas de Dios el ingreso a las mezquitas.”
 Hay que recalcar que, los seguidores virtuosos del Profeta (S.A.W.) aplicaban estas reglas.
 La mujer musulmana debe irse a la mezquita vestida acorde con el Islam, sin perfumes, ni atavíos innecesarios y no debe elevar la voz ni exhibir sus encantos femeninos.
 Al respecto, Allah dijo:
 “Y que no muestren sus encantos salvo lo que de naturaleza se ve.”

 2.-Lectura del Corán.
 Allah dijo:
 “Los que leen el Libro de Allah establecen As-Salat y gastan de lo que les proveemos en secreto y públicamente, esperando un negocio que no tiene pérdida. Para que les pague la recompensa que les corresponda y los aumente su favor; es cierto que El es Perdonador y Agradecido.”
 Según el Sahih Al Bujarí, Suman ibn Af-fan (R.A.A.) relató que el Profeta Muhammad (S.A.W.) dijo:
 “El mejor de vosotros es el que aprende el Corán y después lo enseña.”
 En los dos Sahih, Aishah (R.A.A.) dijo que el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “El musulmán que es hábil en la lectura del Corán, estará junto con los virtuosos y generosos y el que le es difícil la lectura del Corán, tendrá dos recompensas.”
 La primera recompensa es por la lectura en sí, mientras que la segunda recompensa es por la dificultad causada por leer de un modo óptimo.
 Según el Sahih de Muslim, relató Abu Imamah (R.A.A.) que el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “Que lean el Corán, porque el Día de la Resurrección vendrá a interceder a favor de los suyos.”
 Abdullah Ibn Masuud relató que el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “El musulmán que lee una sola letra del Libro de Allah, tendrá una Hasanat y ésta se multiplica por diez. No digo que Alif, Lam, Mim, es una sola letra, sino cada uno de éstas es letra.” (Transmitido por: At-Tirmidi y catalogado: Bueno y Correcto).

3.-El esfuerzo en los diez últimos diez días de Ramadán y Lailatul Qadr.
 Allah dijo:
 “Es cierto que hemos hecho descender el Corán en la noche del Decreto. ¿Y cómo hacerte saber qué es la noche del Decreto? La noche del Decreto es mejor que mil noches.”
 Y dijo:
 “Lo hicimos descender en una noche bendita; en verdad somos advertidores. En ella se distribuye todo asunto sabio.”
 La noche del Decreto goza de muchas virtudes, de las cuales citamos las siguientes:
 En ella Allah, hizo descender el Corán que es guía para la humanidad y razón de la felicidad en este mundo y en el Otro.
-Es mejor que mil meses
-En ella, los ángeles descienden y cuando ellos lo hacen, traen el bien, las bendiciones y la misericordia de Allah.
-Es noche de Paz. En la misma, el siervo de Dios se salva del castigo gracias a su obediencia a Dios.
-Revivir esta noche, por y para Allah, es motivo del Perdón divino.
 La noche del Qadr –Decreto- se encuentra en las últimas noches de Ramadán.
 Al respecto el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “Buscadla en las últimas diez noches de Ramadán.”
 Es más próxima a ser las noches impares que las pares y en las últimas siete noches que el resto y en la noche vigésima séptima. La noche del Decreto no es fija todos los años, sino variable. A veces es la noche veintisiete, en un año, pero en el otro es la del veintinueve y en el tercero, es la del veinticinco. Todo esto de acuerdo con ordenes divinas.
 Al respecto, el Mensajero de Allah (S.A.W.) dijo:
 “Tratad de encontrarla en las últimas nueve noches, en las últimas siete o en las últimas cinco.” (Transmitido por: Al Bujarí).
 Este último es recalcado en todos los hadices correctos, en cuanto al tiempo de la noche del Decreto.
 Allah no nos dio a conocer con exactitud la noche del Decreto para que el musulmán se esforzase al máximo durante Ramadán y especialmente durante los últimos diez días del mismo. Por ello, el Profeta (S.A.W.) al ver acercarse los últimos diez días de Ramadán, abandonaba todo contacto con sus mujeres, pasaba todas las noches rezando y hacía levantar a los miembros de su familia para las oraciones.
 En cuanto a las súplicas que podemos hacer en esta noche, no hay nada mejor que lo que dijo el Profeta al ser preguntado por Aishah (R.A.A.):
 “Si yo llego a enterarme que estoy en la Noche del Decreto, ¿Qué debo decir? Respondió: Di: ¡Allah Nuestro!, Tú eres Perdonador, amas el Perdón, Perdónanos.”

4.-Al Itikaf. Es la permanencia en las mezquitas para adorar a Allah ¡Altísimo sea!. El Profeta (S.A.W.) hacía Al-Itikaf y continuó haciéndolo en los últimos diez días de Ramadán hasta tu fallecimiento.

5.-Al-Umrah. Es la visita a la Casa sagrada de Allah, cumpliendo con la corrida entre As-Safa y Al-Maruah y haciendo la circunvalación alrededor del Cava.
 El Profeta (S.A.W.) dijo:
 “Hacer Umrah en Ramadán es equivalente a una peregrinación conmigo.” (Transmitido por: Abu Daud).

Conductas durante el Ayuno
 Entre las conductas, se encuentra la adoración a Allah sea esta adoración verbal o corporal.
 La más importante de estas adoraciones es: As-salat.
 Es uno de los pilares del Islam, viene después del testimonio de fe. El dejar de cumplir con As-salat constituye una razón para recibir el castigo de Dios y además es totalmente contrario a: At-taqua que es el cuidado de la ley de Allah y el espeto a sus órdenes.
 Allah dijo:
 “Después les sucedió una generación que abandonó As-salat y siguió las pasiones; pronto encontrarán su castigo infernal. Excepto los que se retractaron, creyeron y obraron con rectitud, pues ellos entrarán en el jardín y no se les hará injusticia en nada.”
 Entre las conductas del musulmán en Ramadán, se encuentra la lejanía de todas las prohibiciones que tanto Allah como Su Profeta nos han advertido.
 Está también el no mentir, no hablar mal de otro durante su ausencia, conocido como: Alghaibah. No propagar: An-namimah, es decir: llevar las palabras de una persona a otra con el ánimo de sembrar la discordia entre sí.
 Alejarse totalmente del engaño, de la música, sea cual será su origen, y es más fuerte aún su prohibición sí es acompañada por canciones que despiertan en la persona ciertas pasiones y realizadas por cantantes de bellas voces,
 Allah dijo:
 “Hay gente que compra palabras frívolas para extraviar del camino de Allah sin conocimiento y las toman a burla. Esos tendrán un castigo infame.”
 Ibn Masud (R.A.A.) al ser consultado sobre esta aleya, dijo:
 ¡Juro por Allah que no hay dios más que ÉL!, que esto se refiere al canto.
 El Profeta (S.A.W.) nos advirtió del canto y lo relacionó con el adulterio, dijo:
 “Surgirá gente de mi nación que encontrará lícito el adulterio, el uso de la seda, el uso de la música y el consumo del alcohol.” (Transmitido por: Al Bujarí).
 El musulmán debe, entonces, alejarse de todas las prohibiciones, porque anulan el  ayuno o por lo menos disminuyen la recompensa divina.
 Entre las conductas del ayuno, está, también, As-sahur, es decir comer antes del comienzo del ayuno y es antes del Adhan del Fayr.
 Al respecto, el Profeta (S.A.W.) dijo:
“Lo que distingue nuestro ayuno del de la gente del Libro, es: As-sahur.”
 Y dijo:
 “Comed As-sahur porque en el está la bendición.”
 Y dijo:
 “En As-sahur está toda la bendición, que no lo dejen aunque sea solamente un sorbo de agua, porque Allah y los ángeles rezan por los que realizan As-sahur.” (Transmitido por el Imam Ahmad y Al Munziri dijo es de una cadena de transmisión sólida).
 Entre las conductas apreciadas, está apresuramiento para romper el ayuno, una vez su lapso predeterminado se acabe.
 Sahl Ibn Saad (R.A.A.) dijo que el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “La gente seguirá bien siempre y cuando se apresure en el momento de romper el ayuno.”
 También es recomendable leer el Corán, hacer Dhirk –recordación- y realizar súplicas al Señor-
 Ibn Juzaimah e Ibn Hab-ban dijeron que el Profeta (S.A.W.) dijo:
 “Existen tres clases de personas que Allah no rechaza sus súplicas: El ayunante hasta que termine su ayuno, un Imam justo y la súplica del oprimido.”
 También hay que hacer caridad y practicar la benevolencia con los demás.
 De acuerdo con los dos Sahih. Ibn Abbas (R.A.A.) dijo:
 “El Mensajero (S.A.W.) era el más generoso entre la gente y lo era aún más en Ramadán cuando se encontraba con Gabriel para estudiar –con él- el Corán. El Mensajero (S.A.W.) al encontrarse con Gabriel era más generoso que el buen viento.”
 Su generosidad era múltiple, a veces otorgaba el saber, sacrificaba a sí mismo o su dinero para solucionar los problemas de la gente y alimentar a los hambrientos. El Profeta ayudaba a los adoradores y mucho más.

Vida de virtuosos durante Ramadán
 Allah dijo:
 “Los siervos del Misericordioso son aquéllos que caminan por la tierra humildemente y que cuando los ignorantes les dirigen la palabra, dicen: Paz. Y los que pasan la noche postrados y en pie, para complacer a Allah.”
 El Profeta (S.A.W.) y sus compañeros posteriormente revivían las noches.
 Aishah (R.A.A.) dijo:
 “No dejes de rezar por las noches, pues, el Mensajero de Allah (S.A.W.) no lo dejaba y a veces al sentirse enfermo o cansado, rezaba sentado.”
 Omar Ibn Al Jat-tab (R.A.A.) rezaba por las noches y a la medianoche despertaba a los suyos para rezar diciéndoles: As-salat, As-salat y les recitaba esta aleya coránica:
 “Ordena a tu gente As-salat y persevera en ella. No te pedimos sustento, Nosotros te sustentamos. Y el buen fin pertenece al temor de Allah.”
 Los virtuosos ofrecían el alimento y para ellos, ocupaba un elevado lugar más que ciertas Ibadan –adoraciones- más aún a veces estando ellos mismos estaban en ayuno ofrecían, a los demás, los que tenían para sí. Entre éstos, se encuentra:
 Ibn Omar, por ejemplo, rompía su ayuno junto con los pobres y necesitados y al saber que algún miembro de su familia cerró las puertas para impedir el ingreso de los pobres, seguía ayunando y no comía por la tristeza causada.
 Omar Ibn Al Jat-tab (R.A.A.) dijo:
 El Mensajero de Allah (S.A.W.) nos ordenó gastar nuestro dinero en aras de Allah, yo poseía dinero, me dije: Hoy puedo ganarle a: Abu Bakú y llevé la mitad de mi dinero donde el Profeta, él me dijo:
 -¿Qué dejaste para tu familia?-
 La otra mitad. Le conteste.
 Abu Bakú llevó todo lo que tenía y al ser preguntado –por el Profeta de Dios- a cerca de lo que dejó para los suyos, respondió:
 Les dejé bajo el cuidado de Allah y de Su Mensajero.
 Omar comentó diciendo: Nunca pude ganarle a Abu Bakr.
 Az-zuhari –Que Allah se apiade de su alma- al recibir el mes de Ramadán, decía: Es el mes de la recitación del Corán y del alimento a los pobres.
 Malik –Que Allah se apiade de él- al recibir el mes de Ramadán, dejaba de leer los hadices y abandonaba las sesiones del saber y comenzaba a leer el Corán mirando en el: Mushaf.
 Catada –Que Allah se apiade de él- fuera del mes de Ramadán, completaba la lectura del Corán cada siete días y en Ramadán lo hacía cada tres días, pero en los últimos diez días, lo hacía, ya, cada noche.
 Ibrahim An-najli –Que Allah se apiade de él- completaba la lectura de todo el Corán- durante Ramadán- cada tres noches y en los últimos días, lo hacia cada dos noches.
 Al-Asuad –Que Allah se apiade de él- Leía el Corán completo cada dos noches a lo largo de Ramadán.

 Zakat Al Fitr
 Allah ¡Altísimo sea!, prescribió: Zkat Al Fitr –es un modo de purificar su ayuno- antes del término del mes de Ramadán y antes de la oración del: Eid. En ella –Zkat Al Fitr- hay beneficios para los pobres y conservación de su dignidad en los días de la fiesta. De este modo, pueden participar, realmente, en las celebraciones del: Eid y junto con los ricos festejan jubilosamente.
 Zakat Al Fitr es una demostración de generosidad y hermandad y es una manera de agradecer a Allah, por habernos ayudado para cumplir con el ayuno de los días de Ramadán y con las oraciones nocturnas del mismo mes.
 Es una obligación a todo musulmán: Mayor, menor, hombre, mujer, libre o esclavo –cuando existía la esclavitud-.
 Abdullah Ibn Omar (R.A.A.) dijo:
 “El Mensajero de Allah ordenó Zakat Al Fitr consistente en: Saa –es una medida, equivalente a 2,5 kilogramos aproximadamente- por persona, sea este Saa de dátiles o de cebada.”
 Zakat Al Fitr tiene que ser alimento comestible para humanos, sea éste trigo, arroz, pasas o leche en polvo.
 Abu Saíd Al Judarí (R.A.A.) dijo:
 “Durante la vida del Profeta (S.A.W.), solíamos hacer nuestro Zakat Al Fitr del alimento de la época y éste era: Saa de cebada, leche en polvo y dátiles.” (Transmitido Al Bujarí).
 Su tiempo:
 Una vez el sol se pone del último día de Ramadán, hay que pagar este tipo de: Zakat. También se puede pagar antes de: Salat Al Eid. Este último es lo mejor, siempre que se puede. De igual modo, se puede realizar uno o dos días antes del: Eid.
 Al concluir, quisiera decir a mis hermanos que el mes de Ramadán está a favor nuestro o en contra, esto de acuerdo a las acciones realizadas en el mes. Quien –de vosotros- ha obrado bien, que agradezca a Allah y que espere una gran recompensa y quien no, que se vuelva a Allah, porque Allah perdona a los arrepentidos.
 Rogamos a Allah para que nos dé fuerzas para recordarle, agradecerle y adorarle como corresponde. Y que nos otorgue vida para ayunar el mes de Ramadán. Y que al término de este mes nos habrá perdonado y nos habrá liberado del infierno.